Recortes en la esperanza de futuro

Carta a los jóvenes

(Si tienes de 16 a 20 años deberías leer esto con mucha atención)

Nuestros abuelos pensaron que debían trabajar duro para poder dar un futuro mejor a nuestros padres, enmarcados en la postguerra, tenían la fe que en el futuro se viviría mejor. Nuestros padres nos cuidaron con la misma creencia pero añadiendo otra premisa: que a nuestros hijos no les falte lo que nosotros no pudimos tener. Por este motivo, en la gran mayoría de los casos, nuestros progenitores se esforzaron para que nuestra infancia fuera de un excelso bien estar.

Crecimos con la seguridad de vivir en un presente estable y la convicción que el futuro sería perfecto. En España se ganaba dinero, si tenías un piso lo vendías por el doble de su precio, conseguíamos créditos para todo, las grandes empresas querían trabajar con nosotros. Si estudiabas y te formabas debidamente accederías a un trabajo que te proporcionaría el salario necesario para vivir una vida feliz en tu casa de ciudad, la de verano y los dos coches por familia. ¡Viva las vacas gordas!

A día de hoy el paradigma ha cambiado, seguramente los jóvenes que ahora estudiáis en la escuela o la universidad estáis en los mejores años de vuestra vida. Se empieza a percibir la sensación que lo mejor es el momento y que el futuro no va a mejorar la situación. Han construido un presente en el que se facilita prácticamente todo a los jóvenes. Por este motivo, y muchos más, los adolescentes no sufren la presión que durante años padecieron otras generaciones de estudiar para tener un futuro mejor. La ley del presente, un carpe diem de comodidad creado por exceso de proteccionismo.

El concepto de familia ha cambiado, trabajan padre y madre en detrimento de las horas de convivencia con los descendientes. El fracaso escolar ha aumentado de manera preocupante, los ninis crecen como un virus que crea zombis para el desarrollo económico e intelectual del país. Se elevan los casos de licenciados que no encuentran empleo. No hay trabajo, pero lo más preocupante es que no lo va a haber en un futuro próximo. El Gobierno no te va ayudar. Crecen los recortes en educación e investigación, somos uno de los peores países en ayuda a los estudiantes, os ven como un gasto y no como una inversión. Ya sabéis, la culpa de la crisis parece que la tenga la sanidad y la educación…

¿Has pensado que quieres estudiar?

¿ADE? Las pequeñas y medianas empresas están con el agua en el cuello, los negocios de toda la vida de tu ciudad están cerrando.

¿Medicina? Nuestros mejores médicos se van al extranjero por falta de plazas en los hospitales.

Y así con todo. Cualquier carrera en la que estés pensando seguramente su sector laboral está en crisis, con recortes o totalmente estancado. En España seguimos batiendo récords en el 2012, casi el 23% de paro y un panorama poco esperanzador. En menos de 5 años hemos duplicado nuestra tasa de parados, colocándonos como líderes indiscutibles de la eurozona.

SUBE 

– Población: más de 46 millones de personas

– Déficit

– Paro

BAJA

– PIB de España

– Contratos registrados

– Nivel académico

Mira a tus compañeros de clase, ¿cuántos sois? Es muy probable que de todas las personas que tienes a tu alrededor solamente encuentren trabajo 8 ó 10 al terminar los estudios … ¿serás uno de ellos?

Si crees que por aprobar el próximo examen vas a tener ventaja respecto a ellos, estás muy equivocado. No estoy hablando de sacar las mejores notas, naturalmente eso es importante, esto sólo te dará ventaja en un papel. Aprende a escribir y expresarte correctamente, domina varios registros de conversación, habla inglés y si eres previsor seguramente deberías estudiar chino o alemán. Cultiva tu inteligencia, no sirve de nada tener dos carreras si no eres listo y espabilado. Haz contactos, conoce mucha gente de todo tipo, siempre puedes conocer al hijo del jefe de personal de una multinacional; esto te abrirá muchas puertas. Debes estar al corriente de todo lo que pasa en el mundo, especialmente en tu país. Una persona informada esta doblemente preparada, así que empieza a utilizar tu portátil para leer más prensa y noticias de actualidad.

Sólo habrá trabajo para el mejor, debes esforzarte para ser uno de ellos. Puedes empezar a preocuparte y plantearte que tu primer coche no lo tendrás a los 19 años como tu hermano mayor, las cosas han cambiado. A papá ya no le concederán una hipoteca ni un aumento de sueldo. Se ha cerrado el grifo para todos, llega la recesión. Ni los mejores expertos ven una mejora antes del 2014, así que esto que has escuchado de la crisis va para largo.

No hay empleo, seguramente lo has oído en una conversación familiar, lo habrás visto en la televisión y muy pocos lo han leído en un periódico. El futuro no es para lanzar cohetes, vives en un mundo de competición. A nadie le va a importar lo mucho que te esforzaste en tu Trabajo de Investigación o tu Tesis (para los que no copiaron), lo trascendente será tu capacidad de supervivencia en la jungla de la vida. No desesperes, no es el Apocalipsis.

Vamos a citar algunos números para la reflexión: (Instituto Nacional de Estadística)

Paro 16 a 24 años (miles de personas)

2006 – 255,6

2007 – 238,6

2008 – 304,6

2009 – 441,1

2010 – 452,5

Tasa de paro para menores de 25 años

2008 – del 21% al 29%

2009 – del 35% al 38%

2010 – del 40% al 42%

2011 – del 45 al 46%

Tasa de empleo para menores de 25 años

2006 – del 42% al 45%

2007 – del 41% al 45%

2008 – del 36% al 40%

2009 – del 28% al 32%

2010 – del 25% al 27%

2011 – del 24% al 25%

¿Qué te parece? ¿Aún piensas que te espera algo positivo en el futuro? Ya te he dicho que no te alarmes, no es una predicción Maya del fin del mundo.

Emigrar siempre va a ser una buena solución, España no es prospera. Te recomiendo Suecia (héchale un vistazo a este post).

Acuérdate que te recomendé expresamente que aprendieras alemán o chino, no puedes descartar la idea de salir fuera del país a buscar trabajo.

¿Cómo llevas el inglés?

¡Suerte!

Futuro bajo sospecha

En los últimos meses hemos podido leer en los periódicos o ver en la televisión como los políticos están tomando medidas para poder salir de la grave crisis económica. Muchas de estas medidas hacen referencia a los recortes presupuestarios en educación. Sin ir más lejos en Badalona, mi ciudad, el señor García Albiol prometió que si ganaba las elecciones los libros de texto serían gratuitos para todos los alumnos del municipio. A día de hoy ya ha hecho público que esta medida prometida no podrá llevarla a cabo, por ahora, por falta de presupuesto.

Me paro a pensar en la sociedad del futuro, en aquella que va a pagar mi pensión de jubilación (si es que llego a recibirla) y realmente me preocupa un poco. Creo que las mejores medidas anti crisis deberían ser aquellas que nos den más recursos para construir una economía fuerte en el futuro, no los parches electoralistas y las promesas vacías.

Según un estudio del 2008 hecho en Catalunya, el 79% de los jóvenes de 17 años se gradúan en la ESO y continúan sus estudios el 72% de ellos (56% en bachillerato y el resto en FP o otros estudios). Un dato más actual calcula que hay un 36% de fracaso escolar en el país.

España, según uno de los informes PISA (2010), está por debajo de la media mundial en comprensión lectora, matemática y científica.

Según un estudio del Observatorio Español sobre drogas en el 2009, sólo en adolescentes y jóvenes escolarizados, revela los siguientes datos interesantes.

Alcohol 14 años – 62% alguna vez

Alcohol 18 años – 92% alguna vez

Tabaco 14 años – 28% alguna vez

Tabaco 18 años – 60% alguna vez

Cannabis 14 años – 16% alguna vez (de estos un 20% de manera habitual)

Cocaína 14 años – 2% alguna vez

Cocaína 18 años – 12% alguna vez

Tranquilizantes sin receta 14 años – 14% alguna vez

Tranquilizantes sin receta 18 años – 22% alguna vez

Existen otros datos para reflexionar como el de la edad media de inicio en las drogas en Catalunya (2008): tabaco 13 años, cocaína 15,5 años, inhalantes 14 años o heroína 14,5 años.

El 63% confiesa sentirse triste alguna vez, el 60% nervioso en algún momento, el 27% nervioso con frecuencia y el 52% demasiado ocupado alguna vez.

Con todo esto no es de extrañar que en 5 años (del 2002 al 2007) los suicidios entre la población adolescente aumentó el doble, de 6 a 12 por cada 100.000 habitantes.

Me pregunto como estarán todos estos porcentajes a día de hoy y si la cosa ha empeorado mucho en 2011. Por suerte las estadísticas sólo son números y, en muchos casos, pueden manipularse o utilizarse como a uno le interese. Podemos decir que hay un 36% de fracaso escolar o comentar que el 64% de los jóvenes españoles progresan adecuadamente en su formación. Podemos negar un problema que va en aumento o empezar a pedir reformas en el sistema educativo español. Vaso medio lleno o medio vacio, avance o retroceso, futuro esperanzador o bajo sospecha. Que cada uno haga su propia reflexión.