¿Cómo evitar el dolor de cabeza?

Muchas veces terminamos el día con un dolor de cabeza que nos pone de mal humor, quizá dolores en las cervicales, problemas estomacales o pinchazos en la zona lumbar. Seguramente usted a menudo ha sufrido algún mal cuando ha tenido una mala jornada. Normalmente esto sucede cuando no somos capaces de separar las obligaciones laborales, y los conflictos que derivan de ellas, con la vida personal. Está claro que deseamos ser eficientes en nuestra empresa, ser personas competentes y poder ganar así el salario que nos permitirá una vida digna. ¿Quién quiere perder su empleo en estos momentos?

Lo mismo pasa con un joven estudiante que su afán por sacar buenas notas lo carga de presión, los dolores musculares aparecer de repente impidiendo que éste pueda concentrarse en estudiar y aprovechar mejor el tiempo. Presionarse en exceso y preocuparse negativamente no nos deja avanzar.

En la mayoría de los casos todo esto empieza porque tenemos miedo. Miedo o preocupación por perder el empleo, por defraudar a otro, por no conseguir un objetivo o por fracasar. El 99% de las cosas que nos suelen preocupar son situaciones que no han pasado y posiblemente jamás sucederán. Una vez leí en un libro que el fracaso no existe, simplemente es un resultado. El modo en que vas a procesar esa información será lo que te provoque tristeza o alegría. De la misma manera es tan pasado lo que hiciste ayer como lo que pasó en la Edad Media, los dos hechos son igualmente inamovibles y no se pueden cambiar. Aprender a procesar de manera positiva cada suceso de tu vida es la clave de tu felicidad.

Los problemas en el trabajo no te definen como persona. Lo que realmente importa es tu capacidad de afrontarlos, eso si te va a dar prestigio como profesional.

Emilio Duró en una de sus conferencias decía que lo que hunde a las personas no es una dificultad en el trabajo, lo que realmente nos entristece es la muerte de un familiar, que los hijos no aprueben en el colegio o la enfermedad de un amigo. Es muy importante que no hagas tuyos los conflictos de tu empleo, necesitas salud mental para afrontar todos los desafíos de la vida con garantías. No gastes energía tontamente.

Que tú no puedas presentar un informe a tu jefe, un trabajo a tu profesor o enviar a tiempo ese paquete no va a afectar al transcurso natural de la vida humana. No se conoce conexión directa entre un error tuyo y el cambio climático, la polinización de las abejas no depende de tu jefe de personal y tus actos no afectan al cumplimiento o no de las profecías Mayas.

Lo que no está a tu alcance no te puede preocupar, no debe hacerte perder tiempo. El problema que tiene solución ya deja de serlo, y si no la tiene olvídalo y céntrate en otro asunto.

Supongamos que has cometido un error en tu ocupación laboral o en los estudios. A partir de este momento tienes dos alternativas:

1) Inventar una máquina del tiempo y viajar al pasado para corregir los hechos

2) Ser consecuente, intentar buscar una solución y aprender de la experiencia

Estarás conmigo en que debemos fijar toda nuestra atención en el segundo punto. Así que vamos a detallar una serie de objetivos para conseguir salir victoriosos de un estado negativo o situación adversa..

FASE 1: Evitar una herida psíquica:

-Técnicas de disociación

-Teoría de la relativización de los problemas

FASE 2: Análisis de los hechos

FASE 3: Abanico de opciones

FASE 4: Toma de decisiones

FASE 5: Estudio de los resultados

FASE 1

Técnica de disociación

Estar asociado a un hecho significa vivirlo, sentirlo y padecerlo en primera persona. Mientras te mantienes asociado al problema vives con mayor intensidad emocional sus consecuencias, de esta manera se ve afectada tu capacidad de tomar decisiones claras. Necesitas un estado de tranquilidad y serenidad para poder encontrar la solución, no lo conseguirás si sigues preocupado, enfadado o deprimido.

Por este motivo te proponemos que inviertas un momento a salir de tu cuerpo y dedicarte exclusivamente a observar.

1. Evaluación objetiva en primera persona (Tu percepción inicial de lo que ha pasado)

2. Imagínate a ti viendo los hechos como si los vieran en una televisión. Observas lo que ha pasado como si no lo hubieras vivido tú. Esto te aportará otra manera de ver las cosas y una opinión diferente del problema. ¡Prepárate!

– Respira fuerte y rompe la situación de tensión.

– Cambia de posición, muévete. Entonces empiezas a visionar la experiencia estando fuera de ella (recuerda el ejemplo de la televisión)

– Valora objetivamente lo que ha pasado y haz una lista de consejos que le darías a ese YO que estás viendo actuar.

3. Encuentra las diferencias entre la visión inicial de los hechos y las que has obtenido con la disociación. Si te has concentrado correctamente lo verás muy diferente.

Teoría de la relativización de los problemas

Preocuparse por el efecto mariposa es una verdadera pérdida de tiempo. No sé si es cierto o no, pero tampoco va a cambiar nada. Un error tuyo, como he dicho antes, no va a afectar a las migraciones estacionales de las aves Limosa lapponica. Todo es más sencillo. Y, a no ser que seas el culpable de no haber sellado perfectamente la planta nuclear de tu ciudad y provoques un kaos radioactivo, tranquilo, un fallo siempre puede solucionarse. Por eso, es importante que no confundas lo que voy a explicar ahora con la despreocupación. No debes vivir inmune a las consecuencias de tus actos en los demás, si metes la pata da la cara y reza. Esto sólo es una técnica para aprender a afrontar situaciones complicadas. ¡Vámos allá!

Analiza el hecho. ¿A quién afecta?

Si no has sacado un 9 en el último examen de la universidad, ¿crees que esto afectará a la solución del conflicto bélico en Chechenia?

Tu error es estúpido si lo comparas con los verdaderos problemas de la actualidad. Ridiculiza tu problema, sácalo de contexto y compáralo con algo mucho más vital. No se trata de caer en el “mal de muchos consuelo de tontos”, pero te ayudará a dejar de maltratarte a ti mismo. Si consigues percibir la situación como algo relativo, le quitas hierro y te concentras en la solución habrás dado un paso enorme en tu aprendizaje.

Te he presentado dos maneras sencillas de intentar vivir con una sonrisa en la boca en lugar de tener constantemente el ceño fruncido. Como todo, necesita práctica y dedicación, sólo espero que consigas afrontar mejor el próximo problema que aparezca en tu vida. Debes ser consecuente siempre, no eludas tus responsabilidades. ¡De todo se aprende amigo!

(Próximamente FASE 2)

Recortes en la esperanza de futuro

Carta a los jóvenes

(Si tienes de 16 a 20 años deberías leer esto con mucha atención)

Nuestros abuelos pensaron que debían trabajar duro para poder dar un futuro mejor a nuestros padres, enmarcados en la postguerra, tenían la fe que en el futuro se viviría mejor. Nuestros padres nos cuidaron con la misma creencia pero añadiendo otra premisa: que a nuestros hijos no les falte lo que nosotros no pudimos tener. Por este motivo, en la gran mayoría de los casos, nuestros progenitores se esforzaron para que nuestra infancia fuera de un excelso bien estar.

Crecimos con la seguridad de vivir en un presente estable y la convicción que el futuro sería perfecto. En España se ganaba dinero, si tenías un piso lo vendías por el doble de su precio, conseguíamos créditos para todo, las grandes empresas querían trabajar con nosotros. Si estudiabas y te formabas debidamente accederías a un trabajo que te proporcionaría el salario necesario para vivir una vida feliz en tu casa de ciudad, la de verano y los dos coches por familia. ¡Viva las vacas gordas!

A día de hoy el paradigma ha cambiado, seguramente los jóvenes que ahora estudiáis en la escuela o la universidad estáis en los mejores años de vuestra vida. Se empieza a percibir la sensación que lo mejor es el momento y que el futuro no va a mejorar la situación. Han construido un presente en el que se facilita prácticamente todo a los jóvenes. Por este motivo, y muchos más, los adolescentes no sufren la presión que durante años padecieron otras generaciones de estudiar para tener un futuro mejor. La ley del presente, un carpe diem de comodidad creado por exceso de proteccionismo.

El concepto de familia ha cambiado, trabajan padre y madre en detrimento de las horas de convivencia con los descendientes. El fracaso escolar ha aumentado de manera preocupante, los ninis crecen como un virus que crea zombis para el desarrollo económico e intelectual del país. Se elevan los casos de licenciados que no encuentran empleo. No hay trabajo, pero lo más preocupante es que no lo va a haber en un futuro próximo. El Gobierno no te va ayudar. Crecen los recortes en educación e investigación, somos uno de los peores países en ayuda a los estudiantes, os ven como un gasto y no como una inversión. Ya sabéis, la culpa de la crisis parece que la tenga la sanidad y la educación…

¿Has pensado que quieres estudiar?

¿ADE? Las pequeñas y medianas empresas están con el agua en el cuello, los negocios de toda la vida de tu ciudad están cerrando.

¿Medicina? Nuestros mejores médicos se van al extranjero por falta de plazas en los hospitales.

Y así con todo. Cualquier carrera en la que estés pensando seguramente su sector laboral está en crisis, con recortes o totalmente estancado. En España seguimos batiendo récords en el 2012, casi el 23% de paro y un panorama poco esperanzador. En menos de 5 años hemos duplicado nuestra tasa de parados, colocándonos como líderes indiscutibles de la eurozona.

SUBE 

– Población: más de 46 millones de personas

– Déficit

– Paro

BAJA

– PIB de España

– Contratos registrados

– Nivel académico

Mira a tus compañeros de clase, ¿cuántos sois? Es muy probable que de todas las personas que tienes a tu alrededor solamente encuentren trabajo 8 ó 10 al terminar los estudios … ¿serás uno de ellos?

Si crees que por aprobar el próximo examen vas a tener ventaja respecto a ellos, estás muy equivocado. No estoy hablando de sacar las mejores notas, naturalmente eso es importante, esto sólo te dará ventaja en un papel. Aprende a escribir y expresarte correctamente, domina varios registros de conversación, habla inglés y si eres previsor seguramente deberías estudiar chino o alemán. Cultiva tu inteligencia, no sirve de nada tener dos carreras si no eres listo y espabilado. Haz contactos, conoce mucha gente de todo tipo, siempre puedes conocer al hijo del jefe de personal de una multinacional; esto te abrirá muchas puertas. Debes estar al corriente de todo lo que pasa en el mundo, especialmente en tu país. Una persona informada esta doblemente preparada, así que empieza a utilizar tu portátil para leer más prensa y noticias de actualidad.

Sólo habrá trabajo para el mejor, debes esforzarte para ser uno de ellos. Puedes empezar a preocuparte y plantearte que tu primer coche no lo tendrás a los 19 años como tu hermano mayor, las cosas han cambiado. A papá ya no le concederán una hipoteca ni un aumento de sueldo. Se ha cerrado el grifo para todos, llega la recesión. Ni los mejores expertos ven una mejora antes del 2014, así que esto que has escuchado de la crisis va para largo.

No hay empleo, seguramente lo has oído en una conversación familiar, lo habrás visto en la televisión y muy pocos lo han leído en un periódico. El futuro no es para lanzar cohetes, vives en un mundo de competición. A nadie le va a importar lo mucho que te esforzaste en tu Trabajo de Investigación o tu Tesis (para los que no copiaron), lo trascendente será tu capacidad de supervivencia en la jungla de la vida. No desesperes, no es el Apocalipsis.

Vamos a citar algunos números para la reflexión: (Instituto Nacional de Estadística)

Paro 16 a 24 años (miles de personas)

2006 – 255,6

2007 – 238,6

2008 – 304,6

2009 – 441,1

2010 – 452,5

Tasa de paro para menores de 25 años

2008 – del 21% al 29%

2009 – del 35% al 38%

2010 – del 40% al 42%

2011 – del 45 al 46%

Tasa de empleo para menores de 25 años

2006 – del 42% al 45%

2007 – del 41% al 45%

2008 – del 36% al 40%

2009 – del 28% al 32%

2010 – del 25% al 27%

2011 – del 24% al 25%

¿Qué te parece? ¿Aún piensas que te espera algo positivo en el futuro? Ya te he dicho que no te alarmes, no es una predicción Maya del fin del mundo.

Emigrar siempre va a ser una buena solución, España no es prospera. Te recomiendo Suecia (héchale un vistazo a este post).

Acuérdate que te recomendé expresamente que aprendieras alemán o chino, no puedes descartar la idea de salir fuera del país a buscar trabajo.

¿Cómo llevas el inglés?

¡Suerte!

Papá, ¡quiero ser sueco!

Que la crisis no castiga a todos por igual es algo que no voy a descubrir. Pero sinceramente empiezo a tener mucho miedo cuando los negocios de toda la vida de mi ciudad están empezando a cerrar, las cenas con los amigos se suspenden por que la mayoría están en el paro y salir de casa con 20 euros es tener poco dinero en el bolsillo. España lleva casi un mes sin Gobierno, unos porque salen y otros porque aun no han entrado, pero la casa sin barrer. De hecho tengo la sensación que llevamos 4 años sin Gobierno, total para lo que han hecho. La situación no invita al optimismo, aunque siempre hay acontecimientos que nos hacen creer que aún la vida puede ser maravillosa.

A finales de marzo seré padre y estoy muy nervioso. Zapatero nos quitó el cheque bebé y, como me dijo un sabio, si tienes un hijo hoy en día corres el riesgo de acabar pasando hambre. Pero ayer por la noche me pasó algo paranormal, o como dijo Rajoy algo verdaderamente notable, ¡mi hijo me habló! Mientras tenía mi cabeza acurrucada en la barriga de mi mujer, el pequeño decidió comunicarse conmigo para trasladarme su máxima preocupación: Papá, ¡quiero ser sueco! Suecia ya no es aquél país que conocíamos por la oleada turística que inundaba las costas de nuestra península e inspiraba a directores del destape a hacer películas de culto español. El Reino de Suecia es hoy por hoy el mejor destino para encontrar la felicidad. Sólo es necesario seguir la historia del grupo ABBA para darse cuenta que son una civilización avanzada.

Considerada por el Banco Mundial y por el Fondo Monetario Internacional como una economía de Champions League, pero esta de verdad. El Foro Económico mundial la consideró como el segundo país más competitivo del mundo gracias a la madera, la energía hidráulica y el hierro que forman su base económica. Esta economía, que crece cada año ,ha cruzado las fronteras. Grandes empresas como H&M o Ikea (no confundir con el jugador de baloncesto Ibaka, como hizo el portavoz del Gobierno José Blanco) son muestra de la preparación y solidez de sus negocios y proyectos internacionales. En Suecia se vive genial, uno de los mejores países en el mundo en Índice de Desarrollo Humano, que se calcula con tres parámetros: vida larga y saludable, educación y nivel de vida digno. Su índice de alfabetización es del 99%, cualquier niño tiene garantizado un lugar en el colegio público desde la guardería a la universidad. El 90% de los alumnos que terminan el noveno grado (como la ESO de aquí) continúan sus estudios por tres años más (nuestro bachillerato), mientras que un estudio del 2008 en Cataluña calculaba el 56%. El fracaso escolar en España roza el 40%, mientras que en Suecia no llega al 11%.

Otro motivo de peso para emigrar es la baja por maternidad. El cambio es espectacular, de las 16 semanas en España a las 96 semanas a compartir entre padre y madre. Cuando mi hijo nazca solo tendré 15 días de permiso, así que santa abuela y santo abuelo van a criar a mi pequeño una vez concluyan los 4 meses de baja de mi pareja. Subsidios parentales, sueldos de 110€ hasta que cumplan 18 años y un pack gratuito que incluye libros escolares, comedor, tarjeta de autobús, ludotecas, etc. Por último, y no menos envidiado, créditos a interés cero para estudiantes y todas las facilidades para que éstos se independicen mientras estudian. Pero teniendo en cuenta que en Suecia hacer un spanish day significa faltar al trabajo por pereza, no creo que al país escandinavo le haga mucha gracia acogernos entre sus habitantes. Así que mi hijo vivirá en una ciudad donde los ambulatorios han cerrado el servicio de urgencias, donde sea más fácil sacar una entrada para el concierto de David Bisbal que conseguir plaza en una guardería pública, donde políticos prometan libros escolares gratis en campaña para luego echarse atrás por falta de liquidez y en una sociedad rodeado de ninis, si es que no termina siendo uno de ellos claro… Hijo mío lo siento, eres español. Lo único que me queda para salvar mi dignidad como padre es que nunca le falte una Play Station, así todos mis fracasos como padre quedaran en el olvido.

Tack så mycket.

La navaja de Ockham

El principio de la navaja de Ockham indica que las explicaciones nunca deben multiplicar las causas sin necesidad. Cuando existen dos o más planteamientos para un fenómeno, la explicación más simple tiende a ser la correcta.

Si nos encontramos con un árbol quemado podríamos pensar que un misil antiaéreo se desvió de su órbita y fue a parar al árbol del parque. Aunque posiblemente la explicación más simple y acertada es que le cayó un rayo.

Muchas veces he escuchado a personas quejarse por falta de suerte o por tenerla en su versión mala. Argumentos poco sólidos sobre el por qué uno no lleva la vida que desearía, no conduce el coche que le gustaría o no se ha casado con la mujer que ama.

En realidad todo es más simple, nosotros somos los verdaderos propietarios de nuestro destino. Si tienes el pensamiento que hay algo que deberías de haber tenido o hecho en el pasado y en este momento ya no funciona para ti, debes deshacerte de él. Lamentarte lo único que hace es inmovilizarte.

Lo que crea tu vida son tus pensamientos. Si piensas de forma negativa sobre ti y te pones etiquetas limitadoras, lo que haces es tenderle una trampa a tu futuro. Vivirás atrapado en el pasado y tu autoestima al nivel del suelo.

Si hay algo de ti mismo que no te gusta y te crea problemas, simplemente haz algo para cambiarlo. Todo depende de tu mente y tu capacidad de procesar las cosas. Las personas utilizan las etiquetas para justificar que su vida no está ordenada o que no es feliz.

¿Porqué no tengo el trabajo que deseo?

A)   Existe una fuerza cósmica que viaja por el universo buscando mala suerte y cuando la encuentra me la envía directamente a mí.

B)   No me formé lo suficiente y no hice lo que era necesario en el pasado para conseguirlo.  

Si se lo preguntáramos a Ockham nos diría que los hechos del presente son las consecuencia de lo que hemos hecho en el pasado. No hay enanitos ni duendes verdes fastidiándonos la vida. Tampoco bajó un OVNI para abducirte y hacer de tu existencia un sin fin de excusas y justificaciones para no avanzar. Si algo no te gusta o no te parece bien, sólo tienes que cambiarlo. El fracaso no existe, sólo hay resultados.

Haz una lista de todas las cosas que no te gustan de tu vida (análisis del estado presente). A continuación otra con las que te gustaría tener en el futuro (estado deseado). Después hazte esta pregunta:

¿Qué recursos necesito para cambiar del estado presente al deseado?

Convierte las necesidades en posibilidades.

Las 7 claves de la excelencia deportiva

“Quien conquista a los demás es fuerte; quien se conquista a sí mismo es poderoso”.

Lao-tsé (570 AC-490 AC) Filósofo chino.

1. Compromiso

¿A dónde quieres ir y qué compromiso supone llegar ahí?

Perseguir un sueño y hacer todo lo necesario para ayudar – colaborar – contribuir. Fijarse unas metas personales y perseverar pese a los obstáculos, en los momentos malos recordar tu sueño – meta. El compromiso surge cuando te entregas a tu cometido y disfrutas del crecimiento personal continuado (recorrer tu camino).

La superación es tener o crear una visión positiva de adónde quieres llegar.

Un objetivo no tiene por qué convertirse en lo único a lo que aspires en la vida, pero sí debe ser lo único que exista para ti durante el tiempo que estés en el entrenamiento.

 2. Atención dirigida

Liberarse para que las cosas buenas sucedan de una forma natural (filosofía Zen). Estar centrado con la tarea y plenamente conectado con ella. Estar centrado lo es todo. Se trata de un espacio mental donde no existe nada más.

Centrarse es la habilidad mental más importante entre las que se asocian al aprendizaje creciente y al desempeño de alto nivel y consistencia. Ahí donde vaya tu concentración todo lo demás te seguirá, ella es tu líder.

3. Confianza

La confianza en tus acciones aumenta o disminuye según la calidad de tus experiencias y la medida en que has desarrollado tu fuerza mental. La confianza surge de tu compromiso con un trabajo de calidad, de hablarte a ti mismo de forma positiva sobre tus experiencias o tu papel en ellas y mantenerse positivo a través de multitud de desafíos y batallas a lo largo del camino. Esta surge cuando te sientes seguro de quién eres y qué haces.

Piensa en tu capacidad de forma positiva y recuerda que hay alguien que confía en ti para que actúes como si pudieras conseguirlo. Recuerda tus éxitos en experiencias pasadas (Visualización).

Extrae continuamente lecciones constructivas para mejorar la calidad y consistencia de tus actuaciones. La única manera de vencer en el juego de la confianza es fortalecer nuestras habilidades mentales. La confianza es como una llave maestra: abre la puerta de los mayores niveles de superación personal. Este don procede del respeto a ti mismo y de liberar tu cuerpo y mente para que actúen sin limitaciones.

4. Visualizaciones positivas

Es utilizar la imaginación de manera positiva para producir inspiración y visiones positivas. También ayuda a acelerar el proceso de aprendizaje. Además de aumentar tu confianza.

Los pensamientos y las imágenes positivas ayudan a crear el estado mental y la concentración para una actuación de calidad, y guían tus acciones de una manera positiva. Los mejores profesionales actualizan sus recuerdos positivos, rememoran sus sentimientos durante sus mejores actuaciones y crean unas visiones positivas de futuro. Utilizan sus visualizaciones para prepararse mentalmente para una práctica de calidad (filosofía Zen).

5. Preparación mental

Desarrollar habilidades físicas, mentales y técnicas que son esenciales para sobresalir en el deporte y la vida. Seguir un camino que saque lo mejor que hay en ti. Además de aprender las habilidades esenciales y llevarlas a la práctica para perfeccionarlas, es importante extraer lecciones y conclusiones de cada una de tus experiencias.

Puedes prepararte mentalmente si piensas en tus objetivos y en lo que vas a hacer para alcanzarlos. Para continuar aprendiendo y lograr un desempeño de alto nivel, es fundamental desarrollar un plan de acción y una forma de pensar que te lleven al estado ideal de preparación. Cuando descubras qué es lo que funciona y lo que es mejor para ti, has de seguir ese camino.

Las mayores barreras en nuestro camino a la excelencia son las psicológicas que nos ponemos nosotros mismos, muchas veces sin darnos cuenta.

 6. Control de la distracción:

Mantener una concentración eficaz y positiva frente a las distracciones. Es necesario entrenar esta habilidad mental para rendir al nivel deseado y llegar a la superación personal.

El control de la distracción se refiere a tu habilidad para mantener o recuperar una concentración positiva cuando te enfrentas a distracciones potenciales, obstáculos, material negativo o retrocesos. Las distracciones pueden ser externas, cuando proceden de la gente o las circunstancias de tu entorno; o internas, cuando surgen de tus propios pensamientos o de tus experiencias. Cuando esto sucede debes recordar rápidamente cual es tu objetivo y el buen camino para alcanzarlo. Los grandes profesionales son los que llegan a controlar sus distracciones o los que tienen una gran capacidad para recuperar la concentración después haberla perdido.

 7. Aprendizaje constante:

El jugador inteligente sabe lo que hace bien y lo que debe mejorar pues extrae lecciones importantes de cada experiencia o actuación. Debes tener como objetivo el mejorar en aspectos importantes y poner en práctica las lecciones aprendidas en tu aprendizaje constante.

El aprendizaje constante se centra en tres acciones importantes:

1- Reflexionar sobre lo que salió bien y por qué salió bien.

2- Apuntar a objetivos relevantes para continuar mejorando.

3- Aplicar las lecciones aprendidas

—————————————————–

Basado en el libro:

Entrenamiento mental, Terry Orlick (2003)

Editorial Paidotribo

 

La mágia del misterio

             Muchas veces no sabemos distinguir entre misterio y miedo. Todo aquello que no controlamos nos asusta en lugar de crearnos expectación por lo que pueda llegar a ser o pasar. Sobre este temor se habla en dos buenos libros como ¿Quién se ha llevado mi queso? (Spencer Johnson, 1998) y Tus zonas erróneas (Wayne Dyer, 1976).

             Nos da miedo el cambio porque no sabemos lo que va a pasar. Nos sentimos mejor en situaciones seguras y que ya conocemos aunque estas, a menudo, no nos hagan felices. La seguridad la utilizamos para seguir encerrados en lo conocido y familiar. Si se siguen las mismas reglas de siempre creerás sentirte seguro, pero no experimentaras la vida en su plenitud. Debes probar cosas nuevas y nuevas experiencias. Tu vida va a ser más feliz en función del mayor número de cosas que tengas capacidad de hacer.

             Si analizamos la Pirámide de Maslow (jerarquía de las necesidades humanas) nos damos cuenta de lo importante de éste aspecto. En la cima podemos ver como Maslow colocó la autorealización. Son las necesidades más elevadas y, a través de su satisfacción, se encuentra un sentido a la vida mediante el desarrollo potencial de una actividad. Por este motivo es tan importante buscar la experiencia, la creatividad, descubrir lo nuevo y vivir sin miedos y limitaciones.  Tener la capacidad de abrirte y probar cosas nuevas es una forma muy excitante de vivir tu vida. Einstein dijo que el misterio es lo más hermoso del mundo.

La Pirámide de Maslow

             Nos han educado según la idea del orden y de la seguridad, con la premisa que el cambio no es bueno. Por ejemplo, si tienes un trabajo debes mantenerlo aunque no te haga feliz. En las relaciones de pareja tenemos la tendencia de no romper cuando hay crisis por miedo a sentirse solo, y no gastas el dinero por tener la seguridad de tenerlo en el banco. Por todo esto cuando se nos presenta un cambio tenemos miedo y no nos arriesgamos. Relacionamos la seguridad con situaciones perfectas. El perfeccionismo nos crea parálisis y nos inmoviliza. Si crees que todo debe ser perfecto vas a vivir infeliz toda tu vida. Necesitas ir más allá de esa necesidad de perfección y vivir más cerca del carpe diem que de la meticulosidad.

             Abre tus perspectivas, haz tu vida más exquisita. Prueba cosas diferentes y experimenta sensaciones que no has sentido antes para descubrir lo maravilloso de la vida. Mientras esas nuevas prácticas no dañen tu salud ni la de los demás (ecología emocional) debes estar preparado para que cada día algo nuevo entre en tu vida. ¡Descúbrelo!

             La mayoría de las personas no aprovechan las oportunidades que la vida les ofrece. Sólo somos conscientes de ello cuando tenemos experiencias cercanas a la muerte o cuando nos damos cuenta que se ha perdido la oportunidad.

             Si no tomas la decisión de hacer un cambio nadie lo va a hacer por ti. La única manera de hacerlo es adentrarte en lo desconocido, ya que si te quedas en lo conocido todo seguirá igual. El miedo es sólo un pensamiento que reside en nuestro interior, no en la realidad física. Si siempre haces lo mismo, siempre obtendrás el mismo resultado. Recuerda que la realidad objetiva como concepto no existe, sólo existe la manera en que tú procesas tu realidad. Así que crea y configura una realidad donde seas capaz de afrontar todas las situaciones y experiencias de la vida sin miedo. Y para hacerla más intensa y divertida, persigue el misterio y juega con él. ¡Es la mágia del misterio!

¿Por qué los mentirosos no miran a los ojos?

        

          Hace unas semanas un amigo y yo entramos en un debate muy interesante cuando le hice la siguiente pregunta:

Si pudieras elegir un súper poder, ¿cuál escogerías?

       Lo curioso fue que su respuesta fue igual a la mía, los dos elegiríamos el poder de saber lo que piensan los demás.
Leer la mente del prójimo es uno de los deseos más extendidos en la raza humana, pero no es algo tan utópico ni exclusivo de los héroes del cine y la literatura. Sólo hay que saber leer y descifrar los mensajes que el cuerpo de otro nos está mostrando.

          El cerebro controla toda nuestra actividad física y mental. Por eso muchas veces acompañamos una idea con un gesto concreto. Si nos duele la barriga llevamos nuestra mano al estómago o si nos preguntan donde está una calle, siempre acompañamos la explicación indicando la dirección con el dedo índice. Esto sucede porque el cerebro conecta nuestra mente con el cuerpo, de tal manera que hay gestos o movimientos inconscientes que nos delatan.

          Pero los gestos no son suficientes, para saber si alguien miente debemos saber qué está pensando. Aquí entra un aspecto muy importante: el movimiento ocular. El ser humano mueve los ojos en direcciones diferentes de forma sistemática en función de cómo esté pensando en ese momento. Los estudios neurológicos afirman que el movimiento del ojo lateral y vertical está conectado con la activación de una parte concreta del cerebro.
          Es una pista de cómo alguien accede a una información visual, auditiva o sensitiva. Mirar a un lado o a otro significa que la persona accede a una información de una forma concreta (en función de si es diestro o zurdo las pautas se invierten). Por eso, lo que importa es el proceso del pensamiento, no las respuestas.
En el siguiente gráfico podemos ver los movimientos oculares de una persona diestra:
 

          Siempre que una persona mira hacia su derecha está imaginando, por lo tanto hay un alto porcentaje de posibilidades que esté mintiendo. En cambio, si mira hacia la izquierda estará recordando una imagen, sonido o sentimiento que si experimentó.
          Con estas pistas podremos acercarnos un poco más al poder de leer la mente. Aunque no hay que tomar esta señal de forma aislada, debemos entender todo el contexto de la situación para conocer el pensamiento real de la persona. Es como una palabra en una oración, si no lees toda la frase no sabrás el verdadero significado que tiene.

Si quieres atrapar a un mentiroso empieza por mirarle a los ojos.

¿Te ha gustado este post? ¿Te gustaría saber más sobre el tema?

Subscríbete a mi blog y recibirás un test con todos los secretos, el documento definitivo para poder “pillar” a los mentirosos. ¿A qué esperas? Encontrarás el botón ¡Inscríbeme! a la derecha en la parte superior de la página.