La mágia del misterio

             Muchas veces no sabemos distinguir entre misterio y miedo. Todo aquello que no controlamos nos asusta en lugar de crearnos expectación por lo que pueda llegar a ser o pasar. Sobre este temor se habla en dos buenos libros como ¿Quién se ha llevado mi queso? (Spencer Johnson, 1998) y Tus zonas erróneas (Wayne Dyer, 1976).

             Nos da miedo el cambio porque no sabemos lo que va a pasar. Nos sentimos mejor en situaciones seguras y que ya conocemos aunque estas, a menudo, no nos hagan felices. La seguridad la utilizamos para seguir encerrados en lo conocido y familiar. Si se siguen las mismas reglas de siempre creerás sentirte seguro, pero no experimentaras la vida en su plenitud. Debes probar cosas nuevas y nuevas experiencias. Tu vida va a ser más feliz en función del mayor número de cosas que tengas capacidad de hacer.

             Si analizamos la Pirámide de Maslow (jerarquía de las necesidades humanas) nos damos cuenta de lo importante de éste aspecto. En la cima podemos ver como Maslow colocó la autorealización. Son las necesidades más elevadas y, a través de su satisfacción, se encuentra un sentido a la vida mediante el desarrollo potencial de una actividad. Por este motivo es tan importante buscar la experiencia, la creatividad, descubrir lo nuevo y vivir sin miedos y limitaciones.  Tener la capacidad de abrirte y probar cosas nuevas es una forma muy excitante de vivir tu vida. Einstein dijo que el misterio es lo más hermoso del mundo.

La Pirámide de Maslow

             Nos han educado según la idea del orden y de la seguridad, con la premisa que el cambio no es bueno. Por ejemplo, si tienes un trabajo debes mantenerlo aunque no te haga feliz. En las relaciones de pareja tenemos la tendencia de no romper cuando hay crisis por miedo a sentirse solo, y no gastas el dinero por tener la seguridad de tenerlo en el banco. Por todo esto cuando se nos presenta un cambio tenemos miedo y no nos arriesgamos. Relacionamos la seguridad con situaciones perfectas. El perfeccionismo nos crea parálisis y nos inmoviliza. Si crees que todo debe ser perfecto vas a vivir infeliz toda tu vida. Necesitas ir más allá de esa necesidad de perfección y vivir más cerca del carpe diem que de la meticulosidad.

             Abre tus perspectivas, haz tu vida más exquisita. Prueba cosas diferentes y experimenta sensaciones que no has sentido antes para descubrir lo maravilloso de la vida. Mientras esas nuevas prácticas no dañen tu salud ni la de los demás (ecología emocional) debes estar preparado para que cada día algo nuevo entre en tu vida. ¡Descúbrelo!

             La mayoría de las personas no aprovechan las oportunidades que la vida les ofrece. Sólo somos conscientes de ello cuando tenemos experiencias cercanas a la muerte o cuando nos damos cuenta que se ha perdido la oportunidad.

             Si no tomas la decisión de hacer un cambio nadie lo va a hacer por ti. La única manera de hacerlo es adentrarte en lo desconocido, ya que si te quedas en lo conocido todo seguirá igual. El miedo es sólo un pensamiento que reside en nuestro interior, no en la realidad física. Si siempre haces lo mismo, siempre obtendrás el mismo resultado. Recuerda que la realidad objetiva como concepto no existe, sólo existe la manera en que tú procesas tu realidad. Así que crea y configura una realidad donde seas capaz de afrontar todas las situaciones y experiencias de la vida sin miedo. Y para hacerla más intensa y divertida, persigue el misterio y juega con él. ¡Es la mágia del misterio!

Anuncios

2 pensamientos en “La mágia del misterio

  1. El miedo en sí mismo no es algo negativo; es una emoción que nos permite estar alertas ante un acontecimiento inesperado, lo que nos permite hacerle frente de alguna manera. Predisponiendo el cuerpo hacia la acción, ya sea en forma de huida o enfrentamiento.

    • Naturalmente nada es malo o bueno en su totalidad. Aunque yo creo que lo que tu hablas hace más referencia al cerebro reptiliano. Es la parte de nuestro cerebro que es más primitiva, también llamado cerebro básico, instintivo, reptiliano o paleoencéfalo. Es el responsable de la conducta automática o programada, reacciones a la preservación de la especie y a los cambios fisiológicos necesarios para la sobrevivencia. En resumen, este cerebro se caracteriza por la acción. En él estan los sentidos de supervivencia y nos ayuda a reaccionar a tiempo ante una situación peligrosa donde nuestra vida puede estar en peligro. Así que el miedo como reacción positiva para estar atento a cualquier cosa, es más bien una capacidad humana que reside en una parte de nuestro cerebro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s